Diferencias entre piedras preciosas y semipreciosas

91 522 70 02
Diferencias entre piedras preciosas y semipreciosas

En nuestro establecimiento de venta de joyas antiguas en Pamplona, hay una duda recurrente en muchos clientes sobre cuáles son preciosas y cuáles semipreciosas, una clasificación que, no obstante, puede no afectar a su valor final, como vamos a explicar a continuación.

En la Joyería Relojería Joyel únicamente se consideran piedras preciosas al diamante, el rubí, el zafiro y la esmeralda, que en el sector se conocen como las cuatro grandes, mientras que las piedras semipreciosas aglutinan una gran variedad de piedras o gemas que, a lo largo de la historia, han ido perdiendo su consideración de piedras preciosas por uno u otro motivo.

Las cuatro grandes se consideran preciosas por tres factores fundamentalmente: su escala de dureza, que al final es la que garantiza tanto su resistencia como su durabilidad, teniendo al diamante siempre como máximo exponente; su rareza, escasez o dificultad para encontrarse en la naturaleza y, en tercer lugar, su belleza y perfección, refiriéndonos con ello a su color, brillo, transparencia y pureza.

No obstante, puede ocurrir que en nuestra tienda de joyas antiguas en Pamplona, una gema que no se encuentre dentro de estas cuatro grandes alcance un precio muy superior a una llamada piedra preciosa de menor calidad. Hay que tener en cuenta que las piedras semipreciosas abarcan una gran variedad y tienen un valor muy dispar entre ellas, que se determina exactamente por los mismos valores ya mencionados. Hablamos, por ejemplo, de la ágata, amatista, crisobelino, cuarzo o turquesa, entre otras muchas, que suelen ser más fáciles de conseguir en gran tamaño y pureza que piedras preciosas de tales características.